La Policía Local se ha desarrollado una campaña especial de vigilancia y control del transporte escolar y de menores, en colaboración con la Dirección General de Tráfico que, entre los pasados días 13 y 17 de diciembre, ha permitido inspeccionar a 21 vehículos destinados a este cometido.

Durante estas jornadas, no se ha elevado propuesta de sanción alguna. Los agentes han verificado, con resultado satisfactorio, que las autorizaciones y documentos que portan son los correctos y las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

La Policía Local recuerda que se trata de un transporte seguro y que el 90% de los accidentes que se producen tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo, o justo en los instantes inmediatos, y en muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar, o del padre y la madre o de otros usuarios de la vía.