Con una variada carta típicamente americana, pero con el concepto de atención personalizada, este novedoso local, que hace una fuerte apuesta tanto por un cuidado interior como por la amplia terraza, se ha convertido en lugar de encuentro de jóvenes, familias y amigos, que disfrutan de variedad de platos a precios asequibles.

En la céntrica plaza San Ildefonso se encuentra uno de los referentes gastronómicos de moda de la capital, “el TEMPO”; un restaurante de comida rápida que, lejos de seguir los patrones de las grandes franquicias, ha apostado por la típica comida americana (que tanto gusta al público joven), pero con servicio en mesa y con productos personalizados. Es un hecho que la necesidad obliga a contener el gasto en las salidas y ocio, pero en este caso el comensal puede degustar tanto las clásicas hamburguesas como uno de los productos “estrella” de la carta, como son los burritos, a precios más que comedidos: una baza que no deja indiferente a nadie, máxime si se degustan estos platos al abrigo del templo de la patrona de Jaén, la Virgen de la Capilla.

En dos años de trayectoria, esta firma ha sabido ganarse la confianza de los locales, entre “master burguers”, creadas por sus propios cocineros, nachos y burritos; el trabajo bien hecho por su equipo de 5 personas está contrastado. Este hueco de mercado ha sido muy demandado por los jóvenes, de ahí el éxito de la iniciativa (comida americana con un “puntito” local); concepto de servicio en mesa a precios competitivos.

No sólo de jóvenes (y de universitarios) vive “el TEMPO”, ya que las familias al completo se dan cita en su local: mientras los niños degustan su plato favorito, sus predecesores pueden relajarse tomando algo, en un espacio diáfano y con el sonido de la fuente de la plaza de San Ildefonso de fondo; estos pequeños detalles, unidos a un servicio de calidad, aseguran el éxito de la marca, no olvidando el servicio a domicilio.

En definitiva, una escapada obligada para desconectar del devenir diario, relajarse y tomarse un refrigerio con algo de picoteo. (Foto: ©Tempo).